Esta isla de ocho kilómetros de largo (5 millas) se encuentra a apenas seis kilómetros de la costa noreste de Cancún. Si buscas un descanso, Isla Mujeres es una refrescante opción. “Isla”, como se le llama cariñosamente, atrajo la atención internacional por sus costas excepcionales. El agua clara, cálida, abundante en vida marina, los arrecifes y las cuevas atrajeron a Jacques Cousteau, quien acudió guiado por el legendario buzo local Ramón Bravo .

Cerca del extremo norte se ubica el muelle del ferry de turistas, donde los visitantes desembarcan para entrar en el asentamiento principal de la isla. La ciudad aloja tiendas, restaurantes, bares, casas pintadas de colores brillantes y la Plaza Municipal. Al llegar puedes alquilar ciclomotores, carros de golf, bicicletas y taxis. En el sur de la ciudad, un camino conduce a lagunas de manglares, una pista aérea, playas imponentes y restaurantes de playa antes de conducir de nuevo al norte. El viaje al extremo meridional de la isla toma alrededor de 20 minutos. La orilla este de la isla es rocosa, agreste y casi no cuenta con servicios.

En el extremo meridional de la isla encontrarás un moderno faro con vista a un pequeño templo maya dedicado a Ixchel, diosa de la fertilidad. Este templo señalaba a los marineros mayas el camino a asentamientos tan lejanos como Cozumel. Una aldea colorida estilo caribeño con tiendas, un café y un jardín escultórico al aire libre ocupa ahora la entrada a esta área.