Tulum se localiza unos 70 kilómetros al sur de Playa del Carmen. Puedes llegar fácilmente en automóvil; asimismo, hay líneas de autobús que cubren el trayecto entre ambos destinos varias veces al día.

Suaves arenas, agua cristalina y atmósferas hechizantes a la orilla del mar, cielos estrellados, son testigos de mágicos rituales a la luz de las velas, con el sonido de las olas y las caracolas que quitan el aliento… así de fascinantes son los escenarios que rodean a los enamorados que se aventuran por esta tierra.

Encuentro con templos y leyendas sobrevivientes del tiempo; ríos subterráneos y selvas llenas de aventuras para explorar juntos; inolvidables experiencias que te invitan a regresar.

En este destino se conjugan cultura, historia y una de las mejores playas de México. La única zona arqueológica de que se asienta a la orilla del mar. Tulum fue una fortaleza maya que vivió sus momentos de gloria al final del período clásico (cerca del año 1000 d.C.). La más icónica de sus estructuras, llamada “El Castillo”, se encuentra al borde de un acantilado desde donde se aprecian las aguas color turquesa del mar. 

En el extremo sur del sitio arqueológico se encuentra una de las playas más apacibles de la riviera. Aquí no hallarás hoteles de 500 cuartos ni una gran infraestructura; por el contrario, podrás rentar cabañas lujosas o rústicas, dependiendo de tus gustos y tu presupuesto. Este pueblo también es óptimo para explorar la región sur de la Riviera Maya. Muy cerca se encuentra la zona arqueológica de Cobá. Atmósferas hechizantes a la orilla del mar, cielos estrellados, son testigos de mágicos rituales a la luz de las velas, con el sonido de las olas y las caracolas que quitan el aliento… así de fascinantes son los escenarios que rodean a los enamorados que se aventuran por esta tierra.