Cozumel es la isla más grande y poblada del Caribe mexicano.  

A tan solo  45 minutos  en ferry se encuentras  la isla de Cozumel. Su encanto caribeño atrae a miles de visitantes cada año. Lo mismo pasajeros de cruceros que atracan por unas horas en la isla, o fanáticos del buceo en busca del paraíso mexicano bajo el agua y cuyas estancias se prolongan por semanas. No faltan entusiastas que admiran la naturaleza o quienes sólo buscan unos días de relax total.

Los Mayas de tiempos ancestrales establecieron en Cozumel centros ceremoniales y puertos comerciales. Siglos después la isla no ha perdido esa importancia naviera. Las mayores líneas de cruceros tienen aquí un puerto de llegada. Sus pasajeros tienen la oportunidad de descubrir en un día las tradiciones de la isla, las maravillas naturales y el único núcleo urbano del lugar: el pueblo de San Miguel.

En este lugar, se encuentra una extensa selección de restaurantes, cafés, boutiques y coloridas tiendas que ofrecen souvenirs y artesanías mayas. Si decides caminar por el malecón, además de un apacible paseo, podrás admirar una buena cantidad de esculturas y monumentos. Pese a ser un centro turístico muy visitado, San Miguel no renuncia a ese aire tranquilo y provinciano que atrae a los visitantes.

El color turquesa de sus cristalinas aguas ha convertido a Cozumel en uno de los destinos de buceo y esnórquel más famosos del mundo. Para novatos y experimentados profesionales, la inmersión en las aguas de la isla siempre resulta una de las mejores experiencias por vivir. El número de arrecifes y lugares para bucear es suficiente para puedas visitar dos por día y quedarte aquí varios meses admirando la vida marina.

Parques ecoturísticos como Chankanaab y Faro Celerain son de los más buscados para observar la vida marina, ya sea de manera superficial con esnórquel o en una larga inmersión de buceo. Otras actividades de aventura que puedes hallar aquí son visitas a la selva, paseos por jardines botánicos, programas de nado con delfines y visitas a santuarios tortugueros.